Presentación


“Tenemos que darnos prisa si queremos ver algo todavía”
Paul Cézanne

Rafael Monagas pertenece a esa sólida escuela de artistas canarios que comenzaron sus carreras durante la transición democrática. Deudor de los pintores americanos Mark Rothko y Milton Avery, la pintura de Monagas transitó pronto los caminos menos obvios, guiado por el color y por la materia que fueron dominando una obra cada vez más sensorial. Han transcurrido treinta años desde sus primeras indagaciones sobre el paisaje, que Monagas recogería en su serie Atlántica, para regresar en esta exposición a su paisaje nativo. La condición del insular nos fuerza a mirar hacia el interior. Pedro García Cabrera en su ensayo, El hombre en función del paisaje, dijo que «el arte del isleño es de repetición. De variaciones sobre un tema». El tema de Rafael Monagas es ahora el horizonte, la Vega de San Mateo, la mirada del tiempo enfrentada a ese fenómeno extraordinario que es la Cueva del Sol, un reloj solar presente en la naturaleza.

Todos los artistas han sentido esa pulsión que les vincula a su paisaje. Para Cezanne su montaña mágica era Santa Victoria, para Monagas es la Cueva del Sol. El artista se libera de toda representación de esa naturaleza cambiante que embrida la mirada sometida al tiempo, para abordar un paisaje que se reconstruye desde la memoria. La concentración es aquí máxima. Su preocupación es fundamentalmente el color y la atmósfera. Todo cambia y todo es lo mismo en esta indagación que no se agota en el lienzo, que se retroalimenta compulsivamente para atrapar el aire de la montaña, su luz cambiante, su esencia brumosa y huidiza. La Fundación CajaCanarias les invita a descubrir la mirada reflexiva y honesta de un artista que desnuda al paisaje para apresar toda su verdad.

Fundación CajaCanarias

Organiza

Fundación CajaCanarias

Lugar:

Espacio Cultural CajaCanarias
Plaza de España, 3
Santa Cruz de La Palma

Compartir: