Presentación

Los vikingos, los pueblos nórdicos originarios de Escandinavia, fueron los grandes conocedores del mar durante la Edad Media. Con sus embarcaciones veleras, de casco corto y amplio, propiciaron la rápida expansión de su cultura, englobada por los pueblos noruegos, daneses, suecos e islandeses que, especialmente entre finales del siglo VIII y hasta principios del siglo XI, recorrieron no solamente los mares del norte sino también toda Europa, alcanzando Oriente hasta el actual Irak y llegando por Occidente a las costas del sur de la Península Ibérica.

La idealización romántica del siglo XIX y, posteriormente, el uso de la raza nórdica con fines políticos durante la Segunda Guerra Mundial, contribuyeron a desarrollar una imagen idealizada de los vikingos, que fueron vistos como altos, rubios y de ojos azules, ataviados con cascos con cuernos. También fueron estigmatizados como los responsables de innumerables saqueos por media Europa, desde la óptica del mártir cristiano asesinado por los salvajes paganos.

La investigación histórica y arqueológica se ha encargado de matizar esta información, acercando a los vikingos a una imagen más acorde a su realidad histórica. Esta exposición, precisamente, ofrece al público los aspectos más conocidos de los vikingos a partir de la investigación reciente: los barcos y los guerreros; el comercio, en contraste con la guerra; la vida cotidiana (la vivienda, la vestimenta, la artesanía) y el poder (el rey y la realeza), especialmente en el ámbito danés; así como el mundo de las creencias y la religión.

Con esta exposición, en suma, la Fundación CajaCanarias sigue apostando por la difusión de la cultura, de una cultura que no conoció fronteras, como fue el caso de la vikinga. Esta muestra, sin duda alguna, permite reflexionar sobre la condición humana y sobre un pasado que, en muchos aspectos, también entronca con el nuestro.

Fundación CajaCanarias