Comentario sobre la obra ganadora

“El espacio topológico es un espacio no métrico, adimensional y atemporal, cuyo interés se centra en la relación de las partes con el todo, de las partes entre ellas, la relación objeto-conjunto y la relación objeto-objeto”

Hemos cambiado la forma de mirar. Mientras que siempre nos hemos fijado en las personas, ahora medimos las distancias entre ellas. Se trata de un acto natural, instintivo, casi de supervivencia, que se ha colocado a la par de nuestra necesidad de socializar y estar cerca de los demás. Esta tensión en la que nos movemos a día de hoy supone un cambio de paradigma, que nos hace ser conscientes del espacio que nos separa, para cristalizarlo como un elemento más que hasta ahora parecía invisible.

Es precisamente en este espacio intermedio donde se sitúa la serie “Topología de una duna”. Centrada en las relaciones topológicas persona-persona y persona-naturaleza (además de sus posibles combinatorias), la serie pone la atención en el vacío, en las distancias relativas entre los objetos y su posición dentro del conjunto natural.

Las Dunas de Maspalomas, lejos de ser el telón de fondo sobre el que se desarrolla la acción, juegan un papel activo en esta serie. En constante cambio por su propia naturaleza y fruto de la acción humana sobre su entorno, las dunas son retratadas en un momento histórico en el que se están poniendo grandes esfuerzos para su recuperación. Son así el reflejo en la naturaleza de un momento de la historia en el que el cambio está más presente que nunca.

Pablo Castillo Luna